TENDENCIAS: POLERAS


El layering es más protagonista que nunca en esta temporada 2020. Y, qué mejor manera de aprovecharlo que implementando la polera en nuestros conjuntos diarios.


Hay dos grandes opciones clásicas a elegir a la hora de re-tomar esta prenda tan icónica en un momento de crisis mundial. Por un lado, encontraremos la básica camiseta en colores neutros y, por el otro, el famoso polerón tejido de punto que nos salva de cualquier invierno crudo.

Estos básicos ya los conocemos todos. No está mal recordarlos, ya que el normcore es la nueva norma. El minimalismo al estilo asiático seguirá vigente, cosa que nos permitirá sacarle provecho a las capas y jugar con las camisas oversize sobre las poleras o, por ejemplo, usar los polerones sobre faldas midi o jeans oversize.

Pero, lo interesante está en las variantes de cuello alto que se nos presentan en medio de la pandemia.

Primero, con la vuelta del normcore y el minimalismo, sabremos que la ropa deportiva básica está en su estadio de mayor esplendor del siglo XXI. Uno de los grandes items que retomaremos, bien propio de los 70s/80s, son esos buzos o sweaters tejidos con cuello alto. Sí, estamos hablando de esos que nos recuerdan al uniforme de colegio… esos que tienen un pequeño cierre que permite usar el cuello alto y cerrado, así como también, abierto con efecto escote en V.

Este estilo de sweater/buzo ‘polera’ nos incita a sumarnos cada vez más al uso del leisurewear (ropa para interior/indumentaria para el ocio) y el estilo vintage. Este último está cada vez más fuerte porque en plena pandemia la creatividad surge y empezamos a verle y darle uso a cosas que antes no teníamos siquiera el tiempo para darles atención.


Esto, también, es una señal del crecimiento masivo de la compra de ‘moda’ en tiendas de segunda mano.

Otro dato a destacar es cómo, luego de tanto aislamiento, la uniformidad nos va a hacer sentir como en casa. El uniforme nos dará ese sentido de pertenencia que tanto añoramos en este comienzo del 2020, ese sentido de compartir vínculos estrechos con gente cercana, esa necesidad del grupo (bien propia del ser humano).

En los años 60s y 70s, años de grandes revoluciones tal y como la que estamos viviendo, la polera también fue protagonista. Esta prenda se instaló como parte del uniforme del movimiento feminista representando lo ilustrado de este grupo social.


Actualmente, este simbolismo de uniformidad y revolución lo vamos a incorporar en el día a día, y la polera será, una vez más, parte de esta tendencia socio-cultural post-crisis.

Variantes habrá muchas. Tendremos esas básicas atemporales ya mencionadas conviviendo con la inclusión del extremo opuesto que se acerca al mix&match y los estampados bien característicos de estas décadas revolucionarias.


Entonces, las poleras tendrán tres funciones esta temporada:


1) LA UNIFORMIDAD

Su necesario sentido de pertenencia tras meses de distanciamiento social.


2) UTILIDAD ORIGINAL: LA PROTECCIÓN

Algo que todos estamos necesitando en este 2020.


3) CAMUFLAJE

Para los más osados, se convertirán en una segunda piel que nos dará la posibilidad de camuflar el cuerpo eligiendo estampados semi-transparentes que se fusionen con nuestro color de piel; jugando, así, con la naturaleza, el surrealismo y la transformación de nuestro propio cuerpo en una mera obra de arte.

Les compartimos algunas ideas de cómo combinar las distintas poleras en esta nueva temporada.


Para seguir la tendencia minimalista y responder a un estilo clásico, la mejor elección es la polera básica negra manga larga combinada con un jean recto en azul o negro, y zapatillas clásicas blancas o negras. Con esto como base, podés jugar con los accesorios y adaptarlo a tu estilo. Se podría sumar una superposición de collares dorados y plateados por sobre la polera, e incluso sumarle una camisa oversize blanca por encima.

Para agregarle algo de color y jugar un poco más, se puede combinar este outfit básico con botas de color y un tapado estampado en tu animal print favorito.

En salidas nocturnas, a veces nos cuesta no elegir algo escotado. Por eso, para estas ocasiones las poleras ideales son las traslúcidas con brillos o estampado que se camuflen con la piel. Esto lo podemos combinar con una mini de cuero o vinilo, unos borcegos y un tapado XL.

Dos recomendaciones extras para las más arriesgadas:

Trendy Setentosos > Polera manga corta + Mini de corderoy o terciopelo + botas slouchy. Fanáticos del color y los 80s > la polera estampada en animal print o tie-dye + remera XXL + calzas + medias 3/4 sobre las calzas + zapatillas.

(artículo escrito para Lookea)

©2020 by OnlyJustMaria. Proudly created with Wix.com