TENDENCIAS INVIERNO 2020

Aunque todavía estamos sufriendo las altas temperaturas del verano, nos vamos ya preparando para la nueva temporada otoño/invierno (favorita de muchos).

A diferencia de otros años, este invierno no vamos a tenerle miedo al frío. Incluso, en los países de temperaturas bien bajas, los looks se están convirtiendo en cada vez más atemporales y versátiles para cualquier clima y evento.


Esta temporada se va a definir por los 80s bien polarizados y el juego de contrastes dentro de un mismo outfit y estilo. Empecemos a detallar los puntos más importantes a tener en cuenta:

LA ROPA DE NOCHE SE ADAPTA A LAS 24HS

Este 2020 nos olvidamos de esas concepciones retrógradas sobre qué prenda debe usarse de noche y qué de día. Lo entretenido va a ser animarse a jugar con esos límites y romperlos. Usar brillos de día, joggings de noche, zapatillas con un vestido de fiesta, prendas de red por la mañana… Y así miles de ejemplos.


Intentamos dejar atrás esas convenciones sociales y nos animamos a mezclar lo que más nos guste y nos haga sentir cómodos. Ya no existirá esa idea de que ciertos tejidos están solo reservados para la noche, la clave será equilibrarlos con los elementos y accesorios necesarios para poder usar todo tanto en salidas nocturnas, como a la luz del sol.


EL MARRÓN COMIENZA A DESPLAZAR AL NEGRO

Incorporaremos muchísimos colores a la paleta invernal, animándonos a usar vivos y pasteles en climas fríos. Pero, lo más importante en cuanto a color es el reemplazo del negro por el marrón. En verano vimos que el beige tomaba protagonismo… ahora es el turno de los marrones más oscuros. Nos amigamos con los grises y los amarronados con el fin de romper un poco con lo seguro y monótono que puede resultar el acudir al negro.


EL MAQUILLAJE Y MANICURA SERÁN LOS ACCESORIOS DE LA TEMPORADA

A diferencia de otros años, la joyería llegó a un punto estático, abriendo paso a que los protagonistas sean los maquillajes. Este invierno el detalle es todo, y animarse a jugar con las uñas y los delineados nos permite mayor cambio y flexibilidad a lo largo de toda la temporada. Son accesorios/detalles que suman mucho a un look, pero son fáciles de cambiar y jugar con ellos.


LOS METALES SE COMBINAN

Esta es una tendencia que se divisa hace ya varios años, pero gracias a la vuelta de los 80s, el exceso y mix&match se hacen necesarios. La forma más sutil y menos arriesgada de hacerlo es mezclando metales. Esa idea de respetar que todo accesorios sea o plateado o dorado en un look se vuelve aburrida. Este invierno nos invita a jugar con la combinación siempre y cuando los accesorios sean del mismo estilo. (Una tendencia ideal para las pieles olivas).


DEL INTERIOR HACIA EL EXTERIOR

Ya sabemos que este año se caracteriza por el uso de la ropa interior que se hace visible. Pero, otra tendencia que va de la mano de esta idea es el look de entre-casa como apto para salir a la calle. El 2020 sigue rompiendo estructuras, y esta es una de ellas. La comodidad se convierte en prioridad, y el look relajado pasa a ser más aceptado que uno estructurado y hasta forzado.


Estamos entrando en un período social en el que se expresa una necesidad de ser libres y estar en contacto con lo natural y lo sencillo. Esto está, como siempre, acompañado de las tendencias. El outfit referente en invierno será el conjunto de jogging y buzo monocromo combinado con borcegos o zapatillas, y una campera o tapado boyfriend que agregue abrigo. La comodidad de puertas adentro se acepta y refleja en la calle.


LAS MUJERES OLVIDENSE DE LAS CARTERAS

Este invierno, la mini bag se hace más protagonista que nunca. Nos empezamos a hacer a la idea y acostumbrarnos a llevar todo en los bolsillos, o volcar todo a la tecnología. Las mini bags nos permiten usarlas como un gran accesorio que sume color y estilo a un outfit, y a su vez reflejan este acercamiento al vestuario masculino, el minimalismo y la tecnología - aprendiendo a prescindir de tantos elementos en el día a día.


LOS OPUESTOS SE ATRAEN

Los extremos serán nuestros fieles compañeros. Especialmente, hablando de largos, tamaños y estilos. Los shorts serán o muy micro o boyfriend, las camperas serán XL o chalecos, los pantalones serán oversize o calzas. El intermedio no existe, porque ese equilibrio (especialmente en siluetas) lo crearemos mezclando prendas que respondan a ambos extremos - por ejemplo, un top elastizado con jeans oversize, o un abrigo XXL con calzas y zapatos chunky. Lo mismo sucederá con los tejidos y estampados, pasaremos de conjuntos sobre-recargados de estampados a outfits minimalistas y lisos. Mientras que, también veremos una mezcla equilibrada de tejidos protagonistas cómo puede ser un sweater pesado de punto con una falda de seda volátil.


EL CUERO ES LA TEXTURA PROTAGONISTA

Sea en tops, vestidos, pantalones o camperas, el cuero es la textura del año. Se va a adaptar a todos los gustos, desde los románticos hasta los alternativos y más punks. Lo importante de esta tendencia es su poder de influenciar en todos los estilos, e impulsando otras texturas similares como los laqueados, vinilos y símil cuero que no necesariamente sean pieles animales, lo cual permite cierta flexibilidad que abarcará a todos.


EL VOLUMEN NO PUEDE FALTAR

Y cuando hablamos de volumen, no solo nos referimos a las mangas englobadas XL y a las hombreras. También encierra la vuelta de las plataformas XL, de todo lo oversize y todo ese juego de volumen gracias al uso de accesorios que regulen la silueta. Por ejemplo, elegir un blazer oversize como vestido, entallarlo con un cinturón protagonista y sumarle medias de red y botas con plataforma.


EL NEO-PURITANISMO REPRESENTA LA VOZ FEMENINA

Esta es una tendencia polémica y todavía latente. Esta es una era en que la mujer ya no necesita imitar el cuerpo masculino para ganar poder y ser respetada como tal. La manera de hacerse escuchar y ver es la provocación a través de la contradicción. En búsqueda de la libertad y la aceptación de la diversidad femenina, el goce es revolución y qué mejor manera de hacerlo presente que mediante un look conservador, moderno y, a la vez, antiguo. Se refleja especialmente en volados, camisas, faldas extra largas y colores neutros.


EL ESCOCÉS QUE NUNCA MUERE

Aunque esta tendencia no es una novedad, es una que fue protagonista en el 2019 y seguirá vigente en el 2020. Este estampado lo veremos especialmente en trajes, tanto de faldas como de pantalones. Una combinación ideal es animarse al escocés colorido y cortarlo con una remera básica blanca o negra. Lo bueno que tienen estos trajes es que si apostás por uno, tendrás dos piezas que podés ir combinando con distintas prendas. Por ejemplo, usar la falda escocesa con un top animal print (si sos fanática del mix&match); o usar el blazer/chaqueta con jeans negros y un top de seda.


EL LAYERING REVERSIONADO

Las capas en invierno siempre son de gran utilidad, pero esta temporada se hacen notar de maneras un poco distintas a lo que estamos acostumbrados. Las capas de abrigos no van a ser tan usuales como otros años, pero sí jugaremos con el layering de forma muy distinta: corpiños/tops sobre camisas y remeras, faldas sobre pantalones, vestidos sobre pantalones, medias cortas sobre medias largas, y hasta pantalones oversize sobre otros pantalones. La superposición y mezcla es protagonista en todo el 2020, porque las tendencias serán tan variadas que para unirlas todas el mix&match será inevitable.


¿Cuáles son sus favoritas?


(artículo escrito para Lookea)

©2020 by OnlyJustMaria. Proudly created with Wix.com