TENDENCIAS : EL SOL

Para dar inicio a la temporada de Leo, hoy hablaremos sobre el Sol y su importancia como la fuente de toda la vida y representación de la energía vital en sí misma.

El Sol es imprescindible para el desarrollo y evolución de la vida.


El simbolismo del sol para la mayoría de los pueblos antiguos, era la manifestación más perfecta de la divinidad. El ser humano ha adorado al sol mediante cultos que lo consideran una deidad asociada con la fertilidad de las tierras, el calor y la luz.


Es el centro de todo, la fuente de luz que permite la vida, proporciona la energía vital y permite a todos los organismos crecer y manifestarse.


Con su poder magnético influye en la órbita de los planetas, dándoles movimiento, sentido y dirección.

Esta estrella está en el centro del cielo, en el cenit, como ojo del mundo. Su luz representa el conocimiento intelectivo, como símbolo de la inteligencia cósmica que todo lo ve.


Relacionado directamente con el reporte de Julio: la profundidad esférica, el ojo se convierte en una macro-tendencia, donde la mirada puede manifestarse en diferentes ámbitos de nuestra vida.

Existe una relación directa entre la forma simbólica en la que se representa al sol con el ojo, donde el iris está representado por los rayos irregulares y en el centro se encuentra el núcleo del sol que hace alusión a la pupila; siendo ésta una puerta de entrada para esta luz que incide a nuestro interior.


Tod@s necesitamos ver y sentir la luz, estamos atravesad@s por ella, es la base de nuestra vitalidad desde que nacemos hasta que nos vamos del mundo físico y somos guiad@s por la luz.

Los Maestros Orientales dicen que elegimos el momento para nacer: "La conciencia milenaria de un ser, espera el instante perfecto planetario para vivir una experiencia en la Tierra. La conformación de ese día, hora y lugar es única e irrepetible y es la posición del Sol lo que orienta las velas a la meta del alma”.


Siendo el Sol un antiguo símbolo de renacimiento, renovación y movimiento, nos invita todos los días a expandir nuestra consciencia interior.

Este simbolismo también representa la luz del conocimiento, que es lo que hace al ser humano evolucionar. Y, esta cualidad irradiante se corresponde con la energía que se manifiesta desde el centro de nuestro propio ser. Físicamente, lo ubicamos en el corazón, así como, la calidad propiamente dicha de esta energía es el magnetismo.


Cada ser humano irradia su propio magnetismo desde "su sol personal".


En moda se puede encontrar esta micro-tendencia del despertar en todas las tonalidades más cálidas por las altas temperaturas, en los frunces que crean pliegues que atraen esa ilusión de rayos de luz que inciden, y también en los degradados en estampas que aportan un movimiento simulado del magma y fuego infinito dentro de esta gran estrella.


31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo